Flexiworking

El blog de LambdaTres sobre espacios de trabajo saludables y productivos

Selecciona la temática que deseas consultar:

¿Cómo puede influir la temperatura de la oficina en la productividad?

Bienestar y salud en el puesto de trabajo

La temperatura en un espacio de trabajo es uno de los aspectos que influye en el bienestar del trabajador. Aunque éste es un concepto reconocido, no siempre se entiende bien cómo influye la temperatura en la productividad. Lo cierto es que el cuerpo humano es capaz de adaptarse mejor a ciertos rangos de temperatura manteniendo su productividad que a otros agentes externos como puede ser la mala calidad del aire. Sin embargo, asegurar el confort termal, un término cada vez más utilizado para definir la temperatura ideal en oficinas, es la clave para muchos de los que asocian productividad a bienestar del empleado.

Photo of a Thermometer / Temperature Gauge

¿Y cómo se calcula el confort termal de un determinado espacio de trabajo? En realidad no es un concepto en el que la matemática ofrezca su respuesta exacta, más bien todo lo contrario. De hecho, en la percepción de la temperatura influyen varios factores: temperatura exterior, la temperatura del aire interior, la velocidad a la que circula el aire y la humedad. A esto habría que añadir que las percepciones personales de los trabajadores sobre este tema varían en función de su metabolismo, preferencias personales y la vestimenta que lleven. Y con todos estos factores incidiendo sobre el confort térmico ¿cómo se consigue dar con la temperatura ideal?

Descarga una guía de decoración de oficinas

Temperatura y productividad en la oficina

Aunque el confort término absoluto sea imposible de lograr por todos los factores individuales y externos que le influyen, la flexibilidad humana para adaptarse a varios rangos de temperatura es importante para utilizar este factor al mejorar la productividad de un espacio de trabajo. Los estudios que se han realizado al respecto demuestran que es preferible decantarse por un rango de temperaturas más bajo que por uno más alto. Sin embargo, irse a los extremos hace que los trabajadores empeoren su rendimiento. Hasta 24 estudios han demostrado que los ambientes de trabajo con temperaturas de 30 grados y de 15 grados reducen hasta un 10% la productividad del trabajador.

La temperatura óptima suele estar considerada entre los 16 y los 24 grados, aunque lo ideal es encontrarse siempre entre los 21 y los 23 grados centígrados. A la hora de regularla en función de los factores analizados anteriormente, si se regula con mayor calor, la productividad puede caer hasta un 6%. Mientras que si se elige el rango más bajo el descenso es de solo el 4%. En ese sentido, a la hora de decidir, casi siempre es mejor quedarse con un ambiente un tanto más frío que con uno demasiado cálido para fomentar la productividad.

Teniendo en cuenta lo complejo que resulta adecuar el confort térmico del espacio es importante incluir todos los elementos que lo favorezcan en una oficina. El aislamiento térmico adecuado, aparatos que permitan regular la humedad del aire, aires acondicionados y calefactores que puedan adecuarse en cuanto a la velocidad con la que emiten el aire, cortinas y ventanas pensadas para mejorar el impacto de los factores externos…. Además, la ventilación de las zonas y la garantía de la circulación de un aire purificado es importante para lograr ese confort término que también tiene que ver con la calidad del aire que se respira.

¿Has considerado todos estos aspectos a la hora de crear o recomendar un nuevo proyecto de oficina?

 

Descarga una guía de decoración de oficinas


Contenidos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo de Muebles de oficina en Madrid | LambdaTres

LambdaTres, S.A., C/ Laguna de Cameros, 8 - 28021 Madrid, Tel. 91 447 95 77, Fax 91 593 49 75, lambdatres[arroba]lambdatres.com

DISEÑO Y DESARROLLO   PixelST - Diseño y Desarrollo

Share This