Flexiworking

El blog de LambdaTres sobre espacios de trabajo saludables y productivos

Selecciona la temática que deseas consultar:

Japón muere por exceso de trabajo

Noticias

Si en España el problema del paro parece tener una solución compleja y sumerge a toda la población en una complicada situación, el caso del efecto contrario también tiene grandes consecuencias negativas para sus trabajadores. Si en nuestro país la frustración proviene de la necesidad de encontrar un trabajo y no tener posibilidades, al otro lado del mundo, en Japón, es el exceso de trabajo lo que hace que los trabajadores experimenten duras consecuencias para su salud. La situación resulta particularmente llamativa porque literalmente se puede morir por ello.

Exceso trabajo

Las indemnizaciones por el llamado mal de karoshi han alcanzado nuevos récords y tienen a la sociedad sumida en un verdadero caos laboral. El karoshi es el término utilizado para denominar al exceso de trabajo que puede ocasionar estrés, desconcentración, y problemas físicos relacionados con el exceso de carga laboral. Por ejemplo, daños en la espalda, falta de movimiento, o incluso consecuencias peores por la mala alimentación o malos hábitos de descanso por falta de horas de sueño. Las empresas se ven obligadas cada vez más veces a indemnizar a sus trabajadores por esta causa. Pero, ¿por qué ocurre esto en Japón? ¿No hay una regulación? ¿Por qué las empresas no aumentan su fuerza laboral para hacer frente al trabajo?


Descarga una guía de decoración de oficinas

 

En realidad la muerte por exceso de trabajo en Japón hay que entenderla dentro de una cultura ambiciosa que vive por y para trabajar. Sin embargo, más allá de las propias creencias y comportamientos de los trabajadores por el bagaje aprendido a lo largo de su vida, en Japón no existe ningún tipo de ley que limite las jornadas laborales. Eso significa que se pueden establecer por contrato verdaderos maratones de horas que generan en los trabajadores las situaciones descritas anteriormente y asociadas al karoski.

Pero juzgar a las empresas japonesas anticipadamente puede ser un error. Muchas de ellas querrían contratar a más personal para evitar el mal anterior y conseguir así una mayor productividad. Aquí es donde encontramos el otro problema. En el país nipón hay mayor oferta laboral que demanda y ello supone que para cada trabajador disponible hay 1,23 puestos de trabajo. Por lo tanto, nunca se llegan a cubrir las vacantes y la plantilla debe asumir el reto de hacer más de lo que realmente podrían. Todo ello influye en su calidad de vida y hace que las bajas aumenten y afecten ya a prácticamente todos los colectivos.

 

Exceso de trabajo: el país que no tiene desempleo

Es difícil ponerle solución a la agonía que viven los japoneses con sus muertes por exceso de trabajo. En el territorio nipón el paro real es del 3%, aunque no es tan real como podría mostrar la cifra. Los expertos en el país dan por hecho que esa estadística se corresponde a las personas que dejan su trabajo por encontrar algo mejor y a aquellos datos relacionados con el desempleo estacional que se recuperan al paso de semanas o meses.  El desempleo “real” del país es para la mayoría de los que conocen el mercado laboral del 0%.

El exceso de trabajo, aunque esté pagado, no es la mejor fórmula para conseguir la productividad laboral y eso lo saben bien en Japón. La búsqueda de soluciones a la falta de profesionales preparados es para las empresas su principal prioridad. Sin esto, de nada sirven oficinas pensadas para el bienestar en el trabajo, grandes equipos bien gestionados y con una comunicación fluida o la famosa flexibilidad laboral. En el equilibrio está la clave y Japón está todavía buscando el suyo.



Descarga una guía salas de formacion en empresas


Contenidos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo de Muebles de oficina en Madrid | LambdaTres

Conozco y acepto la Política de Privacidad

LambdaTres, S.A., C/ Laguna de Cameros, 8 - 28021 Madrid, Tel. 91 447 95 77, Fax 91 593 49 75, lambdatres[arroba]lambdatres.com

Share This