El blog de LambdaTres sobre espacios de trabajo saludables y productivos

Selecciona la temática que deseas consultar:

Anécdotas: los comerciales de LambdaTres se sinceran

Otros temas

comerciales lambdaTres

La vida del profesional de la venta no siempre es fácil, ¿verdad? Entre clientes, proveedores, jefes y compañeros a veces las cosas se complican más de la cuenta. Hoy en Flexiworking queremos compartir contigo algunas de las situaciones más curiosas que les han ocurrido a nuestros compañeros. Aunque los nombres y las empresas son ficticios, los hechos ocurrieron tal y como te los contamos. Esperamos que estas anécdotas te sirvan al menos para comenzar el fin de semana con una sonrisa 🙂 

Descarga una guía de decoración de oficinas

El peor día del comercial

Esto es un día de verano hace ya 17 años. Recuerdo perfectamente cómo iba vestido porque eran las 4 de la tarde, hacía muchísimo calor y yo iba de traje y corbata, con el típico maletín.

El caso es que tuve que aparcar bastante lejos del edificio de oficinas donde tenía la reunión. Yo iba caminando, y de repente, bajo una cuesta, con tan mala suerte que tropiezo. Apunto de caerme al suelo, el maletín sale disparado y se cae en el suelo, no sin antes abrirse totalmente y saliendo todos los papeles y catálogos que tenía dentro.
Muy digno, comienzo a recoger las cosas, mirando antes a ver si alguien me había visto (parecía que no) pero, al girar la cabeza, veo que hay 4 ó 5 obreros que me han visto y que se están partiendo de risa.

Yo, con la cabeza muy alta, rápidamente termino de recoger todo y me meto en una callecita a la izquierda, ya apartado, y compruebo bien a ver si me había hecho daño, si tenía todo… Efectivamente todo estaba en orden, por suerte.

Emprendo de nuevo mi camino para la reunión, entro en el edificio y, cuál es mi sorpresa cuando al entrar veo a los obreros que hace tan solo 10 minutos habían visto mi caída contándoselo en ese mismo momento a la recepcionista.
No podía sentir más vergüenza.
Pero no terminaba ahí, porque lo mejor de todo es que cuando le solicito permiso a la recepcionista de planta para entrar a ver al cliente me dice que la cita no era hoy, sino mañana.
¡Encima me había equivocado de día!

vinetas-diadeventas-lambdatres

La llamada “bromista”

Mis amigos eran de los que hacían frecuentemente bromas telefónicas haciéndose pasar por otras personas y claro, todo son risas hasta que un día te llevas un buen susto.
La situación se dió un día que estaba en un reunión con un cliente. Recibo una llamada y cojo:

-Oye, soy Alfre…-me dice el cliente.
Oye, ahora no me interrumpas que estoy ocupado, no hagas la coña– y le cuelgo, centrándome de nuevo en la reunión.
Al cabo de los 10 segundos vuelve a sonar el teléfono, cojo y digo:
Si, dime…
¡Qué me has colgado! ¡Soy Alfredo Montálvez de la empresa multinacional Sistemas Informáticos Montálvez!

En ese momento se me cayó la cara de vergüenza, no sabía donde meterme.

¡Me has faltado al respeto! -me dice el cliente.
Lo siento, de verdad, ahora estoy en una reunión, después hablamos… -tampoco podía dejar a la espera al cliente con el que estaba reunido.

Por supuesto, en cuanto salí de la reunión fui a pedirle disculpas al cliente personalmente, y eso que su oficina estaba a más de 60 kilómetros.

llamar a un comercial de lambdatres

El briefing perfecto

Hacemos un primer briefing con una empresa y con sus jefes de departamento. Nos insisten mucho en que a la hora de diseñar las oficinas hay uno de los directores que lidera el proyecto que está especialmente interesado en crear una zona de mascotas, porque su intención es que los viernes los trabajadores puedan llevar a sus animales.

A mí me sorprende, ya que nunca se nos había dado el caso y el cliente es bastante clásico y conservador, pero insisten tanto en la creación de este espacio que cuando llegamos a la oficina empezamos a buscar ideas para generar estas zonas de mascotas.

Encontramos algunas ideas, las plasmamos en planos, en renders y, cuando vamos a hacer la presentación oficial al equipo de dirección, me juntan en una mesa redonda donde vienen todos los “superjefes” de esta compañía.

Viendo que estaban especialmente interesados en esta zona de mascotas, comienzo mi discurso con ello. En cuanto lo menciono todos se empiezan a partir de risa.
Yo, de pié, desconcertado, no sabía qué hacer. Uno de ellos me dice:

-¿Pero quién te ha pedido esto a ti?

Lo peor de todo es que estaban las personas que me habían dicho que hiciéramos la zona de mascotas, pero estaban totalmente calladas.
Yo no sabía donde meterme, literalmente.

Tuve que salir del apuro diciendo que se estaban poniendo muy de moda en las oficinas y que había entendido que se podían llevar mascotas a su empresa…

Una situación que hoy recuerdo cómo cómica y anecdótica pero que en su día resultó muy desagradable.

vineta-briefing-cliente-lambdatres

La urgencia no tan urgente

Esta es la historia de un particular cliente de Granada. En cuanto se pone en contacto con nosotros no deja de llamar cada hora durante dos semanas. Sin parar: solicita presupuestos, realiza modificaciones, pide muestras de telas, de acabados…

De repente, de un día a otro, cuando ya está preparada la oferta final, desaparece.
Deja de cogerme el teléfono, no contesta los emails… Es como si hubiese desaparecido de la faz de la tierra.
Sigo intentando contactarle durante un mes, pero nada.

Ya, después de varios meses, damos por sentado que ha perdido el interés.
Cuál es nuestra sorpresa cuando, pasados 8 meses, suena el telefonillo de la puerta de nuestras oficinas. Era el cliente de Granada que vino aquí expresamente para comprarlo. Quería hacerlo ya, cuanto antes, de forma urgente, porque sino no llegaba al plazo.

El mundo es un pañuelo

Hace ya muchos años, visité haciendo puerta fría al cliente ACME S.A., que resulta tenía unas lastimosas oficinas. Viendo que por su estado tendrían que cambiarlas más pronto que tarde les visité y visité, pero nunca llegaron a hacerme mucho caso.

El caso es que llegó el día y las oficinas las trasladaban, pero no me daban opción a ofertar, porque había unos arquitectos que se estaban encargando de ello.
Finalmente, y muy a mi pesar, desistí.

A los dos meses llama una arquitecta a nuestra oficina, preguntando por un despacho de KROPER, que estaba muy interesada en ello para un cliente suyo. Me cita en una dirección sin decirme empresa ni nada, solo su nombre y, cuando llegué allí, ¡me di cuenta de que eran las oficinas de ACME S.A.!

Recuerdo que llamé a mi director comercial, llena de la emoción. No daba crédito, era la gran ocasión para intentar conseguir lo que no había podido hasta la fecha. Lo mejor de todo es que, a pesar de que desde el primer día me dijo que ya tenían muy claro lo que querían y que solo comprarían una mesa, finalmente, acabaron comprando la oficina entera.

vineta-destino-lambdatres

Y tú ¿has vivido alguna anécdota curiosa? ¡Nos encantaría conocerla!

visita y conoce la mejor exposición de muebles en Madrid


Contenidos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Conozco y acepto la Política de Privacidad

LambdaTres, S.A., C/ Laguna de Cameros, 8 - 28021 Madrid, Tel. 91 447 95 77, Fax 91 593 49 75, lambdatres[arroba]lambdatres.com

Share This