El blog de LambdaTres sobre espacios de trabajo saludables y productivos

Selecciona la temática que deseas consultar:

Cómo elegir sillas cómodas para tu oficina

Bienestar y salud en el puesto de trabajo

¿Te has planteado alguna vez cómo elegir sillas cómodas para tu oficina? Tomar la decisión de comprar sillas para tu trabajo puede y debe ser tan importante como comprar un sofá o un colchón para tu casa, por ello, la silla que utilices hará que acabes tu jornada laboral con un dolor de espalda insufrible, o que por otro lado tan solo necesites un buen descanso si cuentas con una silla de oficina cómoda.

sillas cómodas

 

Más de un 33% de los trabajadores sufren dolores de espalda y sabemos que no siempre es fácil conseguir una buena postura, pero sí una silla de oficina cómoda, por ello hoy vamos a dedicar este post a enseñaros las claves para saber elegir sillas cómodas para tu trabajo.

5 claves de las sillas cómodas

  1. Una buena base, es decir, unas ruedas que permitan un desplazamiento fácil y suave en sus cinco puntos de apoyo, teniendo en cuenta el tipo de rueda en función de suelo de nuestra oficina.
  2. Un asiento regulable a nuestra altura para que nuestra zona lumbar no sufra y no tengamos que forzar nuestros músculos. Ten en cuenta también que el tamaño sea suficientemente grande para que puedas sentarte de manera holgada y sin presión.
  3. El respaldo en este caso es el número uno en la escala de prioridades para elegir una silla de oficina cómoda, ya que debe dar apoyo a la espalda y además ajustarse a ella, regulando su fijación y firmeza para no comprimir nuestra columna vertebral y asegurarnos a su vez de que tenga una altura que cubra la espalda al completo.
  4. Para aliviar la tensión de la espalda y los brazos tras las largas horas de trabajo, no nos podemos olvidar de los reposabrazos y su importancia para que una silla sea cómoda. Estos deben estar a una altura que permitan la incorporación en la mesa y a una distancia que no compriman nuestro cuerpo, formando un ángulo de noventa grados y asegurándonos de que sean resistentes al apoyarnos.
  5. Elegir una silla hecha de materiales que favorezcan la transpiración y que sean fáciles de limpiar, mejorando la adaptación de la espalda y haciendo la silla más ligera, respetando siempre los principios ergonómicos.

Mejora tu salud con una silla de oficina cómoda

Recuerda que las sillas cómodas no pueden hacer el trabajo por sí solas, es fundamental que mantengas una buena postura y unos hábitos correctos a la hora de sentarte. La silla debe adaptarse a ti y a tu cuerpo y debes encargarte de que esté en la posición perfecta cada vez que vayas a utilizarla, pero tú debes saber que ninguna silla es mágica y por tanto no hará todo el trabajo por ti.

Olvídate de las malas costumbres y recuerda aquella frase que tanto oías de pequeño cuando te sentabas a comer y que todos tenemos grabada a fuego con la voz de nuestra madre: “haz el favor y siéntate bien”.

Así que antes de elegir sillas cómodas para tu oficina, tómate tu tiempo, busca adecuadamente y compara los modelos en función de tus prioridades y asegúrate siempre de que es lo más ergonómica posible y así, te aseguramos que encontrarás las más adecuadas para la oficina.

cta-wellness

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Conozco y acepto la Política de Privacidad

LambdaTres, S.A., C/ Laguna de Cameros, 8 - 28021 Madrid, Tel. 91 447 95 77, Fax 91 593 49 75, lambdatres[arroba]lambdatres.com

Share This